Una aproximación a los Picos de Europa

Los Picos de Europa son un paraíso para los excursionistas, senderistas, amantes de la naturaleza y, por supuesto, para los moteros. Pocas carreteras se benefician de una orografía tan espectacular, plagada de impresionantes picos, cortados, hoces y desfiladeros. Aquí las curvas pueden trazar recorridos aéreos entre montes de un verdor intenso o descender hasta el lecho de un río que serpentea entre paredes verticales de casi un kilómetro de altura. Naturaleza en estado puro, carreteras y curvas de ensueño, iglesias románicas en perfecto estado de conservación y una gastronomía de primer orden… ¿qué más puedes pedir?

A continuación os dejo un pequeño video que resume la ruta que organicé a dos moteros asturianos que se acercaron hasta Potes. Es una muestra de lo que vivimos ese día, pero que sirve para hacerse una idea de los encantos que esconden algunos rincones de nuestra geografía.

1. Potes

La ruta comienza en Potes, capital de la comarca de Liébana y uno de los focos turísticos más importantes para los que se acercan por primera vez a los Picos de Europa. Si piensas quedarte por la zona más de un día, no es mala idea elegir esta villa medieval como campamento, pues tiene accesos fáciles y mucha oferta de ocio y restauración. Un paseo por el casco histórico y por el río es imprescindible, a lo que añadiría visitar la Torre del Infantado y su museo sobre el Beato de Liébana y, ya que estamos, visitar la iglesia de San Vicente (declarada Bien de Interés Cultural en el año 2000) o acercarnos a Santo Toribio de Liébana (monasterio franciscano que según la tradición alberga uno de los fragmentos más grandes del Lignum Crucis).

Potes

Desde Potes tomamos la N-621 dirección al Puerto de San Glorio.

2. Puerto de San Glorio

Sin duda, uno de los puertos de montaña más atractivos de la península. Lo tiene todo: curvas amplias y numerosas, asfalto impecable, anchura generosa, vistas y miradores a parajes que te absorben por su belleza. Es uno de esos puertos que no dudas en repetir nada más subirlos, aunque sea desandando lo andado. No es una pérdida de tiempo, creedme.

San Glorio recomiendo subirlo desde Potes, porque el asfalto está mejor y es más divertido. Por otro lado, a medida que vas ganando altura el espectáculo visual es superlativo. Si vienes desde Riaño notarás que el firme es francamente mejorable, aunque pasar de un entorno menos agreste a, de repente, contemplar todo el valle y los Picos de Europa, no te dejará indiferente.

San Glorio

Subiendo o bajando, el tramo de Potes al puerto de San Glorio es uno de los mejores que vas a recorrer en moto por la península ibérica

San Glorio1

Si puedes apartar un poco la vista de la carretera, te darás cuenta de la belleza del paraje que te rodea. Para ello hay buenos miradores…

Uno de los miradores más famosos es el llamado “Mirador del Corzo”, por la escultura de un corzo al que los moteros suelen montar como si fuera su propia moto. Al menos eso me contaron y yo, con eso de “donde fueres has lo que vieres”, allí que me subí (puede verse en el video). La verdad es que no tuve que ser el único, porque el lomo del animal estaba bien pulido…

En todo caso, las vistas desde el mirador son impresionantes. Chus, el dueño del bar “Punto y Aparte” en Santander, buen amigo y motero, me recomendó que no me perdiera el mirador “del Oso”. Siento decirle que, como verá en esta entrada, por cuestiones de horario tuvimos que alterar un poco la ruta y alguna de sus recomendaciones no pude verla.

Mejor, así tengo una excusa para volver.

Mirador del Corzo

Parece que Bambi se ha enamorado de “Bravía”…

Siguiendo la N-621 dirección a Riaño, existe una posibilidad, inicialmente programada pero finalmente no ejecutada, de desviarnos en Portilla de la Reina. Desde allí nos dirigimos Posada de Valdeón, donde se toma una carretera que llega hasta Caín. Allí comienza la famosa Ruta del Cares, una excursión que nos llevará de Caín a Poncebos por una de las gargantas más impresionantes de Europa. Huelga decir que nosotros no la hicimos, porque íbamos vestidos de “romano” (botas, espaldera, chaqueta, chaleco…), pero ahí lo dejo apuntado para los que estén interesados o dispongan de más tiempo.

3. Riaño

Como ya he comentado, la bajada del puerto de San Glorio en dirección a Riaño es menos impresionante y el estado del firme deja mucho que desear después de lo recorrido con anterioridad. Pero esta carretera merece mucho la pena, porque Riaño es un pueblo con mucho encanto, enclavado en mitad del Embalse de Riaño y con los Picos de Europa como telón de fondo. La estampa es digna de un pueblo de los Alpes: no en vano, desde los años 60 se le conoce como la “Suiza española”.

Riaño

Por un momento llegamos a creer que estábamos en los Alpes…

Es interesante destacar que sumergido en el embalse se encuentra el Viejo Riaño, población original que fue anegada en 1987 junto a siete pueblos más cuando se construyó el embalse sobre el Valle de Riaño. Aunque actualmente el embalse favorece la promoción turística de la zona, supuso un trauma importante para la sociedad riañesa, especialmente al afectar a uno de sus principales y más estimados recursos: las truchas, apreciadas internacionalmente.

Siguiendo la N-625 accedemos al Puerto del Pontón (mucho menos impresionante que San Glorio, pero aún así de obligado recorrido) y al Desfiladero de Beyos.

Las vistas desde el Puerto del Pontón son, como casi siempre ocurre en los Picos de Europa, impresionantes. Aunque me llamó mucho más la atención el Desfiladero de los Beyos, por la sensación indescriptible de circular siguiendo el curso de un río que, con la ayuda de los siglos, ha hendido montañas enteras formando gargantas de cientos de metros. Recomiendo parar la moto de vez en cuando para recrearse del espectáculo geológico, algo que cuesta apreciar cuando estás montado y pendiente de la siguiente curva.

Desfiladero de los Beyos

Hay que aprovechar cualquier excusa para detener la moto y echar una foto

Pasado Oseja de Sajambre, justo antes de un puente sobre el río Sella, sale una pequeña carretera en pendiente, con un minúsculo cartel (es fácil que pase desapercibido) que indica Viboli y Casielles. Si tenéis tiempo, tomad esa carretera y subid por el famoso “Stelvio asturiano”: un camino revirado hasta la extenuación que, con sus 22 curvas, te hará sentir vértigo…

La N-625 desemboca en Cangas de Onís.

4. Cangas de Onís

Cangues D´Onís (en asturiano) es una ciudad llena de historia y un verdadero germen de la España actual que conocemos. Allí tuvo su capital el Reino de Asturias, primer reino independiente y cristiano tras la derrota de los visigodos por los musulmanes que conquistaron la península ibérica. Pelayo estableció efectivamente su capital en Cangas de Onís, y en su demarcación tuvo lugar la famosa Batalla de Covadonga. Algunos consideran que este concejo fue la primera capital de España, entendida ésta como la formación política y culturalmente cristiana forjada tras la Reconquista. Un concepto que a mí, amante de la historia, me cuesta asimilar directamente, pero que me parece muy romántico y no demasiado alejado de la realidad.

Al ver la silueta del famoso “Puente Romano” (que en realidad es de factura medieval) no pude evitar sacar una fotografía que llevaba mucho tiempo ansiando tener…

Cangas

Cuando Don Pelayo y sus tropas frenaron el avance musulmán en la Batalla de Covadonga, corría el año 722 de la era cristiana. Tras la victoria, el primero de los reyes asturianos estableció la capital en Cangas de Onís, iniciando formalmente la Reconquista en la península ibérica y dando lugar a una figura en la que mezclan, como buen héroe que fue, grandes dosis de historia y mito. He querido retratarme sobre el Puente Romano en actitud triunfante no para emular a Pelayo, sino para reivindicar la necesidad de que prime el entendimiento sobre la barbarie, la paz sobre la lucha. Me nace este sentimiento porque la forma del puente me ha recordado al que se yergue sobre el río Neretva en la ciudad de Mostar, donde el cruel estruendo de la guerra no hace tanto que cesó…

Cangas también es una foco de turismo muy importante, así que conviene tenerlo en cuenta si decidís estableceros allí como base para explorar todo el Parque Nacional de los Picos de Europa. Recomiendo, en ese caso, una pequeña excursión a la cercana Covadonga, visitando su Real Sitio (el conjunto monumental más visitado de Asturias), incluyendo la Santa Cueva, la Basílica de Santa María la Real de Covadonga, la tumba de Pelayo y, por supuesto, los famosos lagos. No os decepcionará.

Desde Cangas de Onís tomamos la AS-114 en dirección a Panes. Desde allí se vuelve hasta Potes por el famoso Desfiladero de la Hermida, terminando esta ruta circular. Pero antes teníamos que comer, y con buen acierto Eduardo, uno de los asturianos que me acompañaba, nos recomendó subir hasta Camarmeña, donde habíamos reservado mesa en una bar llamado LA FUENTINA, cuya terraza tiene unas vistas del Pico Urriellu (“Naranjo de Bulnes” para los de fuera, como me dijeron) dignas de contemplar.

Para llegar a Camarmeña debéis tomar el desvío que desde Arenas de Cabrales lleva a Sotres. Una vez pasada una presa sobre el río Cares y atravesado el túnel, antes del puente de Poncebo, encontraremos un restaurante y hotel (“Mirador de Cabrales”). Desde el parking cercano sale una carretera muy estrecha y empinada que sube hasta Camarmeña, un minúsculo pueblo con una de las mejores vistas de la zona. Realmente, se podría decir que todo el pueblo es una gran terraza con vistas al la Canal del Tejo, valle por donde sube el sendero que lleva al pico Urriellu. En LA FUENTINA degustamos un buen solomillo con salsa de cabrales y, por supuesto, una excepcional tarta de queso. Se trata de un bar familiar sin pretensiones: buena comida, ambiente casero, magnífico precio y unas vistas de espanto.

Después de comer nos separamos. Eduardo y Alberto volvieron a Avilés, mientras yo seguí la senda del Desfiladero de Hermida para volver a Potes.

Alberto y Eduardo

Esta entrada es un homenaje a estos dos grandes moteros y mejores personas: Alberto Vior y Eduardo

5. Vuelta a Potes

La carretera que lleva a Potes desde Unquera (N-621) pasa por el Desfiladero de la Hermida, una carretera estrecha que sigue el curso del río Deva a través de impresionantes paredes de piedra verticales.

Poco antes de llegar a Potes y dar por concluida la ruta, pasé por Lebeña. Allí visité la iglesia de Santa María de Lebeña, un magnífico ejemplo de arquitectura religiosa prerrománica, enclavada en un entorno natural envidiable.

Lebaña

Es fácil apreciar los detalles mozárabes de la construcción

La iglesia se construyó en el año 925 y la tradición le atribuye la función de custodiar los restos de Santo Toribio. El estado de conservación es increíble teniendo en cuenta que tiene más de 1000 años… el tejo milenario de la foto sería testigo de excepción si pudiera hablar. Este árbol representaba la vida y la muerte, siendo costumbre de la zona plantar uno cuando se terminaba una construcción. En sus crónicas, Plinio afirma que los cántabros se utilizaban la savia del tejo para suicidarse cuando se veían acorralados por el enemigo.

En el frontal del altar hay una losa de piedra con una esvástica grabada y flores de seis pétalos, seguramente de origen celta.

Y con este maravillosa muestra de arte e historia acabo esta aproximación a los Picos de Europa, esperando que incite a los que no conozcan este parque nacional único en España a viajar hasta allí y perderse por sus gargantas y picos, disfrutando de la gastronomía y arquitectura tradicional.

Picos de Europa3

Pocas zonas de nuestra geografía aúnan tantos atractivos para los moteros

Share

10 Comments

  1. Pingback: Picos de Europa

  2. Pingback: Ruta Potes - Gijon

  3. Pingback: Anónimo

  4. Pingback: Viaje cantabria-asturias

  5. Pingback: Puerto de Velefique y paseo por las Alpujarras | MOTEANDO

  6. Pingback: Una ruta circular en moto por los Picos de Europa

  7. Me ha encantado tu comentario sobre la similitud de estos dos puentes y lo que significan sobre la barbarie humana (Puente sobre el rio Neretva en la ciudad de Mostar, donde el cruel estruendo de la guerra no hace tanto que cesó) es cierto el parecido es espectacular. Esperemos que los puentes sirvan mas para unir que para separar.
    Se nota que aparte de ser un buen viajero eres muy buen observador.

    Quiero hacer este viaje y tomare buena nota sobre tus apuntes.

    Un abrazo

    Un saludo

    • Muchas gracias, Aguss. Los Picos de Europa es lo más cercano a viajar a los Alpes que tenemos en España, sin tener que llegar a los Pirineos y disfrutando de una gastronomía excepcional.
      Un abrazo y ánimo con ese viaje.

      PD: Si lo haces, ¡manda fotos!

  8. Hola, somos de Guatemala y queremos hacer este recorrido que sabe a mágico, iremos a finales.de noviembre, que otras recomendación pueden hacernos? Gracias y hasta luego

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *