Trayectos con encanto III: de Granada a Loja

Viajar de Granada a Loja puede ser cuestión de media hora si lo hacemos a través de la autovía A-92. Pero si somos capaces de liberarnos de las cadenas que las prisas y el estrés nos imponen diariamente, podremos sustituir este corto trayecto por uno mucho más interesante.

Desde la Ronda de Granada tomamos la autovía A-44 en dirección a Motril. Una vez pasado Alhendín encontraremos un desvío a la derecha. Se trata de la carretera A-385 que nos lleva a La Malahá a través del puerto del Suspiro del Moro. Que este nombre no os lleve a engaño: este puerto no tiene ni pendiente, ni curvas ni vistas, que suelen ser los tres elementos que los moteros buscamos en los puertos de montaña. Se trata exclusivamente de una zona en la que tuvo lugar, según le atribuye la tradición, la famosa frase de la madre del último rey nazarí de Granada, Boabdil: “Llora como mujer lo que no supiste defender como hombre”. Al parecer el rey moro se encaminó a su destierro tras la capitulación frente a los Reyes Católicos sin dignarse a mirar de nuevo a su recién perdido reino. Pero al llegar a un pequeño remonte cerca de Otura se giró y, oteando el palacio de la Alhambra a lo lejos, no pudo más que suspirar… y por si fuera poco recibió una reprimenda materna que ha pasado a la historia.

En el entorno de La Malahá advertiremos un ejemplo de los daños colaterales a las que nos abocan las políticas de despilfarro y especulación sin control que la actual crisis han puesto de manifiesto: un monstruoso polígono industrial vacío, fantasma, cadáver insepulto del proyecto faraónico de un concejal con más bolsillo que dedos de frente.

Una vez que dejemos atrás Ventas de Huelma en dirección a Agrón (A-338) comprobaremos que el paisaje gana en atractivo: olivos y almendros rodean la carretera y, en los meses de floración primaveral, ofrecen un espectáculo que nos obligará a parar más de una vez con nuestras cámaras fotográficas en la mano.

Resulta destacable la bajada desde Agrón hasta el embalse de Los Bermejales: en pocos segundos nos veremos rodeados por cientos de pinos que parecen salidos de la nada y transportados a un entorno más propio de la costa granadina, donde los pinos llegan hasta el borde de los acantilados (siendo paradigmático el caso de Cerro Gordo, en La Herradura).

1Bermejales

Bueno sitio para dejar la moto y disfrutar del excepcional entorno

El embalse de Los Bermejales puede rodearse siguiendo la SO-16 y la SO-28, y recomiendo hacerlo si disponemos de suficiente tiempo/interés, pues se trata de un tramo agradable y cuyas vistas al imponente embalse no os dejarán indiferentes.

2bermejales

Los casi 100 millones de metros cúbicos de capacidad del embalse lo asemejan a un pequeño mar

3bermejales

Para los más atrevidos existe esta carretera endiablada que lleva hasta la propia cuenca del río

Poco antes de llegar a Alhama de Granada existe un desvío a la derecha (nada más cruzar el río Alhama) que indica “Balneario”. Aunque perdamos cinco minutos, recomiendo acercarnos hasta este balneario, siquiera sea para disfrutar de unos cientos de metros de carretera serpenteante que parece colgada en el estrecho carril que forman las hoces del río. Se considera que fueron los romanos los primeros en apreciar los baños con aguas curativas, lo que nos ilustra sobre la antigüedad del enclave. Sobre esta estructura romana se levantaría durante la dominación musulmana unos baños árabes que, salvando las necesarias reformas y acondicionamientos actuales, se mantienen hoy en día. En concreto, los baños árabes datan de finales de la época almohade y principios de la nazarí (siglos XIII y XIV), y su importancia es tal que han dado nombre a la localidad: “El baño de Granada”, pues alhama deriva del árabe “Al-Hama”, que significa literalmente “el baño”.

4Balneario

Formaciones rocosas como éstas jalonan el pequeño recorrido que lleva hasta el famoso balneario

5balneario

Uno no se cansa de fotografiar estos parajes, ¡y mucho menos de recorrerlos en moto!

Escondido en un meandro del río es posible apreciar un puente romano del siglo I, en cuyo entorno, aunque no sea fácil llegar con la moto, podremos disfrutar de la quietud y tranquilidad que el rumor del río nos contagia con facilidad. Un enclave natural que no ha cambiado en casi 2000 años…

6Balneario

Aunque es complicado acceder en moto, siempre resulta atractivo hacer un descanso y bajar a pie hasta maravillas como este puente romano

Ubicada a los pies del Parque Natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama, Alhama de Granada ofrece al turista suficientes atractivos como para dedicarle unas cuantas horas. De su pasado árabe es buena muestra, además de los baños, el trazado urbanístico de su casco histórico: callejuelas estrechas, empinadas y retorcidas.

13alhama

¡Qué placer pasear por estas calles!

Otro elemento que nos evoca el rico pasado cultural árabe de la villa es el gastronómico, y para ello nada mejor que disfrutar de un buen dulce. Recomiendo en este caso tomarse un café en la “Pastelería Le Créme”, cerca de la Plaza de la Constitución, donde a buen seguro no podréis resistir la tentación de probar alguno de los exquisitos y artesanos dulces que elaboran en su obrador, fusionando a la perfección la tradición árabe y cristiana tan característica de España.

11alhama

Plaza de la Constitución y Alcazaba al fondo

 

14alhama

Iglesia del Carmen, uno de tantos monumentos renacentistas que podremos encontrar

Tras su reconquista, Alhama de Granada fue rápidamente “cristianizada”. La Iglesia Mayor de la Encarnación, que se construyó sobre la anterior mezquita, fue la primera iglesia consagrada en el antiguo reino de Granada, habiendo sido ordenada su construcción por los Reyes Católicos en lo que fácilmente puede interpretarse como un gesto simbólico frente al entonces enemigo musulmán.

Otros monumentos destacables serían su castillo, de origen árabe, la Casa de la Inquisición, el Hospital de la Reina, la fuente conocida como Caño de Wamba y el granero comunal o Pósito, construido sobre una sinagoga anterior. Este esfuerzo “cristianizador” condujo a la construcción de varios conventos y justifica el importante patrimonio renacentista de la villa.

7Alhama

Iglesia del Carmen, de estilo renacentista con decoración gótica

Pero si por algo destaca realmente Alhama de Granada, como ocurre en Cuenca, es por el soberbio paraje natural que lo rodea, donde cobran especial protagonismo los “Tajos” sobre el río Alhama.

8Alhama

La moto se ve diminuta en semejante balcón natural…

9Alhama

Si yo fuera ese perro no me arriesgaría tanto

10alhama

La antigua fábrica de harinas se servía de un conjunto de norias para moler el trigo

12alhama

En el detalle se aprecia el estrecho acueducto que llevaba agua de un lado de la hoz hasta las norias y molinos dispuestos dentro de la fábrica

En caso de disponer del tiempo suficiente y poder cambiar nuestras botas por zapatos más cómodos, recomiendo bajar por la pequeña escalera baja hasta la antigua fábrica de harinas y recorrer las hoces del río: se trata de una ruta de senderismo especialmente atractiva.

Abandonamos Alhama de Granada por la A-402 en dirección a Zafarraya. Cuando hicimos esta ruta tuvimos un tiempo bastante malo, con lluvias y nieblas que nos impidieron apreciar en su justa medida la belleza del entorno. Pero tomad nota: la ruta que pasa por el “Boquete de Zafarraya” es impresionante. Esta hendidura que corta y separa las sierras de Alhama y Tejeda constituye desde hace siglos el paso natural entre la zona de la Axarquía y las tierras de Alhama. Por aquí discurrieron fenicios, romanos, musulmanes y cristianos. Antonio Ponz describía este paraje en el siglo XVIII con estas palabras: “Son las puertas de Zafarraya unos tajos y angosturas en lo alto del puerto o ramal de dicha sierra de Tejeda. Por allí se entra para atravesar una gran dehesa de robles, encinas y abundantes pastos… El terreno está elevadísimo respecto a las ciudades de Vélez y de Alhama,…”

La carretera A-341 nos llevará finalmente hasta Loja, por una carretera de montaña cuya estrechez y buenas vistas nos dejarán con buen sabor de boca. Lástima que no tenga fotos para hacer justicia a este paraje, pero la niebla y la lluvia impidió cualquier intento de sacar alguna que mereciera la pena.

Y así, con algo de frío y bastante mojados, llegamos hasta Loja, en plena Ruta de los Almorávides y Almohades. A la entrada nos recibe un balcón muy peculiar: se trata del enclave elegido por el director de la película de los hermanos Marx “Sopa de Ganso”, que en los años treinta del siglo pasado realizó una toma para ambientar la ficticia ciudad de “Sylvania”.

15loja

Groucho Marx se tumba a la bartola mientras Chico, Harpo y Zeppo Marx dan la espalda a Loja para contemplar a “Bravía”…

16loja

Esta fotografía supone un homenaje personal a los que considero como los mejores artistas y humoristas del cine de la primera mitad del siglo XX

Loja, por supuesto, nos deparó unas buenas horas de paseo necesarias para empaparnos de su patrimonio cultural y artístico.

Pero eso ya es otra historia…

Share

3 Comments

  1. Pingback: De Granada a Loja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *