Motonómadas 2013: una aventura junto a Roc y Miquel Silvestre

En el verano de 2013 se celebró la primera edición de MOTONÓMADAS, un proyecto de Alto Turia Adventures S.L. que no pudo tener mejor forma de inaugurar sus viajes “mototemáticos” que organizando una ruta por el Maestrazgo a cargo de Miquel Silvestre y Roc Lloret. En su página web podéis encontrar más información sobre este apasionante proyecto que acaba de comenzar y que espero que, superadas las comprensibles dificultades iniciales, dure muchos años.

Con esta entrada en el blog culmino la etapa que he denominado Diario de un Motero Novato y dejo abierta la puerta para las nuevas rutas que constituyen la razón de ser de MOTEANDO. Es por ello que no me centraré en la ruta que realizamos (fantástica, por otra parte), pues pretendo repetirla de nuevo y poder describirla con mayor precisión. El relato que a continuación sigue será un pequeño resumen de lo que para mí fue este encuentro con los motonómadas.

1ª jornada

Salimos el jueves 29 de agosto por la mañana temprano, desde un lugar tan emblemático como el parking que hay frente al estadio del Santiago Bernabéu. La ubicación se decidió por la facilidad para aparcar las casi quince motos que nos dimos cita allí y no por motivos deportivos, dato que destacó Miquel nada más llegar y en tono de chanza, pues no en vano es un reconocido colchonero…

DSC_0006

Aparcadas en formación “V”, para conseguir un mejor encuadre fotográfico

DSC_0015

Miquel aprovechó que esperábamos a un compañero rezagado para comentar algunos aspectos importantes a la hora de fotografiar motocicletas

Demasiadas sonrisas veo yo para el chaparrón que estaba por caer...

Demasiadas sonrisas veo yo para el chaparrón que estaba por caer…

El resto de motonómadas venía de Valencia con Roc, y quedamos con ellos en Cañavares, donde disfrutamos de un almuerzo y de la ocasión de conocernos todos un poco más.

DSC_0017

La manada bien atada, no vaya a escaparse alguna

DSC_0020

Aquí está mi “Bravía” junto a la “Victoria” de Miquel

DSC_0025

Miquel insiste en la conveniencia de llevar cámaras de video adheridas al casco que sean pequeñas y discretas, no como las famosas Gopro que te hacen parecer un Snorkel

DSC_0031

A esto lo llamo yo conducir la moto “como si estuvieras en tu casa”

DSC_0034

Listos para marchar

DSC_0035

Estos bares de carretera se despiden entre lágrimas de los grupos de moteros que cada fin de semana aterrizan con las carteras llenas

Las primeras gotas de lluvia nos sorprenden de camino a Albarracín, donde pasaríamos la primera noche de acampada. Parte del entrenamiento de los motonómadas consiste en saber enfrentarse a las adversidades climatológicas y dormir dentro de una tienda de campaña que llevas a cuestas, haga frío o mucho frío…

En efecto, el primer viaje mototemático pretendía instruir a los participantes en una suerte de “iniciación a los viajes de aventura”, entendiendo por aventura aquellos viajes largos, complicados, solos o en compañía, donde tan importante es saber llegar a un sitio como poder fotografiarlo (se necesitan pruebas de la hazaña). El programa incluía, pues, lecciones de fotografía, edición y montaje de video, nociones de conducción offroad, técnicas para acampar y otros aspectos importantes (pasaportes y visados, supervivencia, etc…).

Antes de llegar al camping Miquel Silvestre aprovechó una curva (más peligrosa de lo que parecía), para enseñarnos cómo realiza sus autofotografías con las que ilustra muchas de sus aventuras.

DSC_0037

Primero hay que preparar la cámara con ayuda del trípode…

DSC_0064

… ¡y luego salir corriendo para salir encuadrado!

Una pequeña parada en el monumento al río Tajo me trajo a la memoria una ruta anterior, y a Miquel le brindó la oportunidad perfecta para dar unas explicaciones sobre cómo se debe llevar atado el equipaje. ¿Podéis imaginar que moto escogió como ejemplo?

DSC_0088

“¿Pero esto qué es?”

DSC_0095

“Que sí, que sí, my friend, tú sigue justificándote, pero que esto resiste menos que las bolsas de la frutería de mi barrio”

Al camping de Albarracín llegamos atardeciendo, y como llovía poco aprovechamos para montar las tiendas de campaña, lo que en mi caso significa que me preocupé en buscar a alguien que supiera hacerlo y me echara una mano. Ahí fue cuando conocí a Toño…

DSC04192

Vale, ya estoy aparcado, ahora sólo falta buscar un sitio libre para acampar

DSC04193

Algunos alumnos aventajados ya habían hecho los deberes mientras yo me entretenía con la cámara de fotos

La noche fue dura pero divertida. Dura porque no llevaba material de acampada adecuado para la ocasión, y divertida porque tuve que echar mano del alcohol para conseguir conciliar el sueño. Y como no me gusta beber solo, agarré al primero que parecía simpático y le invité a unas cañas y cubatas hasta que nos hicimos amigos… Así conocí a Xavi.

La sensación de dormir en tienda de campaña era algo que tenía olvidado, lo reconozco. Ello explica que no tuviera a mano ni una tienda grande y resistente a la lluvia ni un saco de invierno (a pesar de ser verano, la temperatura bajó hasta los 5 grados), ni siquiera una esterilla en condiciones que me hiciera creer que estaba disfrutando de la naturaleza en lugar de simplemente “tirado en el suelo”. Pero al fin y al cabo ése era el “rollo” que se respiraba en el curso de motonómadas: si te vendían aventura, riesgo y viajes extremos, ¡vive Dios que empecé aquella noche a meterme en situación!

Durante la cena Miquel nos recomendó seguir una rutina ordenada que consistía en descargar las fotos a un ordenador cada noche antes de acostarte, para evitar que se acumule todo y al final el reportaje de tu viaje termine abrumándote. Algunos lo hicieron. Yo, a falta de ordenador, y sabiendo que pasaría frío, opté por la cerveza y la camaradería, que en algo ayudaron a que la mañana llegara antes…

jornada

Si el primer día habíamos viajado en grupo, lo cual está bien pero dificulta un poco la logística a la hora de detenerse a un lado de la carretera para fotografiar algo de interés, la segunda jornada se planteó de un modo diferente: se formarían grupos de 3 o 4 motoristas que, sabiendo de antemano la ruta a seguir, podrían viajar libremente de punto en punto, para configurar el trayecto a su medida y detenerse cuantas veces estimaran necesarias. En mi grupo estaría Toño, al que le debía bastante por haberme montado la tienda (decir que me enseñó a hacerlo sería faltar a la verdad), y Xavi, con el que ya me unían buenas migas. Xavi trabaja para un programa de motos muy bueno llamado “Motosx1000” (recomiendo seguir sus pasos en Facebook, Youtube y, por supuesto, en la TV), y decidió que viajaría junto a su jefe con nosotros para grabar aquella jornada. Ahí fue cuando conocí a Josep. Finalmente, y como necesitábamos un miembro más, incluimos al benjamín de los motonómadas, un valenciano experto en logística y catering de viajes en moto (lo que comprobaríamos más adelante). Así es como conocí a Ismael. El grupo estaba preparado y su nombre listo: “Morteruelos”, en honor al célebre guiso conquense del que dimos buena cuenta el día anterior.

DSC_0294

Xavi posa entre los laberintos de piedra que esconde el Maestrazgo

DSC04279

Ismael con el chaleco de la Guardia Civil y Josep pasando frío, pero disfrutando de un relaxing cup of café con leche en medio de la nada

DSC04229

Toño saluda mientras todavía está limpio…

Nada más salir de Albarracín nos detuvimos ante una maravillosa e increíble formación natural de rocas y salientes puntiagudos, e hicimos la primera sesión fotográfica. El curso consistía, en parte, en enseñar los rudimentos de la fotografía de viajes en moto, y aquel sitio era idóneo para que cada cual pusiera en práctica lo que hubiera aprendido de la mejor manera posible.

DSC_0118

Cada uno fotografía su moto

DSC04195

Lástima que no pueda mostrarse lo impresionante del paisaje

DSC04200

Un poco más atrás, Xavi, que no sales…

DSC_0125

Mira que hay sitios para aparcar…

DSC_0102

… como estas maravillosas plazas de aparcamiento con vistas y terraza

DSC04210

Esto es lo que se hace con los charcos… ¡cerrar los ojos!

A medida que nos deteníamos una y otra vez para echar fotos curiosas, como ocurrió en un estanque lleno de gansos, éramos más conscientes de que nos estábamos retrasando. Tuvimos que apretar un poco el ritmo para llegar hasta Cuevas de Cañart, pequeña población donde habíamos quedado para comer todos juntos.

DSC_0138

Xavi consiguió la magnífica fotografía titulada “El origen del pico de pato”

Una vez pasado Teruel las carreteras hasta Pitarque se vuelven solitarias. Demasiado. Es una de las alegrías para los moteros y, sin duda, una seña de identidad de la zona del Maestrazgo. Enlazamos curva tras curva a buen ritmo, a pesar de una lluvia fina que amenazaba con transformarse en algo más serio.

Justo antes de llegar a Pitarque cruzamos un puerto de montaña que por sus curvas endiabladas y lo sinuoso del trazado fue bautizado al instante como el Stelvio Aragonés.

DSC04218

Es normal que Toño se empeñe en sacar la cámara…

DSC_0165

… cuando tienes esto ante tus ojos

DSC04227

Todavía sigo sin entender cómo no se cayó al suelo

DSC04226

Para un rato que la lluvia paró había que aprovechar

DSC04221

Si me pilla así Miquel me expulsa del curso

En Pitarque nos encontramos con el resto de los motonómadas, que ya estaban terminando de comer, aunque nosotros les alcanzamos rápido: la comida fue más que frugal, casi inexistente (uno de los pocos puntos débiles de la organización del evento que, no obstante, no empaña el conjunto).

La cena estaba prevista en Cantaviejas, uno de los pueblos con más encanto de toda la región, y que contaba con un hotel perfecto para descansar nuestros ya doloridos cuerpos.

Nada más terminar de comer retrocedimos un poco hasta Aliaga, un pequeño pueblo que había antes del Stelvio aragonés, con la excusa de echar gasolina en las motos. La verdadera intención, sin embargo, estaba muy lejos de ser tan práctica…

DSC_0168

Cualquiera diría que Josep e Ismael preparan una trampa a un primo que viene a lo lejos

DSC_0169

¡Pero si soy yo!

DSC_0179

Es verdad que parezco un Snorkel, pero como siga hundiéndome creo que me va a hacer falta

DSC_0198-001

¿Quién quiere un lavadero de motos?

DSC04246

¿Pico de pato o boca de tiburón?

DSC_0234

Le falta un mástil y una vela

DSC04249

Esto es el equivalente al niño que chapotea en un charco con sus botas nuevas, pero con más dinero…

Después acabar empapados hasta las cejas (bendito Goretex), no tuvimos más opción que despedirnos de esta charca como si fuéramos niños castigados sin recreo. Pero la ruta seguía y volvíamos a llegar tarde…

Para llegar a Cantaviejas dimos un rodeo considerable que nos permitió disfrutar de una zona muy recomendable para los moteros que no hayan pisado nunca esas tierras del Maestrazgo. La primera estructura llamativa es una formación rocosa peculiar, de paredes verticales y puntiagudas que desafían la gravedad. A este monumento natural se le conoce por el nombre de “Los órganos de Montoro”, cerca de Villarluengo. Es una lástima que por la prisa las cruzáramos deprisa y no tenga fotos para mostraros. No obstante, os invito a que disfrutéis del espectacular reportaje que los compañeros y amigos de Motosx1000 hicieron y donde puede verse estos parajes de ensueño.

1235179_3329227166242_340616575_n

¿Seguro que es por aquí?

Otra sorpresa que nos aguardaba la ruta fue un pequeño tramo offroad que llevaba hasta Cuevas de Cañart. Por suerte los Morteruelos somos un grupo ducho en la conducción por campo y pudimos atravesarlo sin mayor problema.

DSC_0291

Buscando ángulos imposibles para una fotografía distinta a todas las demás

Como la fatiga iba haciendo mella en nuestros cuerpos, y eso es muy peligroso si todavía te quedan (como nos quedaban) muchos kilómetros por delante, nos pusimos manos a la obra para buscar una cafetería donde tomar un refrigerio. Pero estábamos en el Maestrazgo más remoto, rodeados de una inmensidad de nada. Ríos, pedregales, picos y nubes, pero ningún sitio para tomar algo. Entonces tuvimos la suerte de contar con Ismael, que como ya advertí es experto en logística avanzada. “Buscad la terraza más bonita y yo me encargo del café”, dijo. Y eso hicimos, a pesar de las comprensibles reticencias iniciales…

Josep recordó haber divisado un edificio en ruinas sobre un promontorio que “tenía una foto espectacular”. Aquella sería nuestra terraza. Y no pudimos haber elegido con más tino.

DSC04266

El sitio no tenía mala pinta

DSC04282

Al menos había aparcamiento

DSC04268

Aunque no fuera muy “accesible”

DSC_0305

Pero Xavi llega hasta donde haga falta por una buena foto

DSC_0303

El edificio estaba abandonado y en ruinas, pero era lo más cercano a la civilización que habíamos visto en muchas horas

DSC_0308

¿Ésta es la cafetería?
DSC_0309

¿Alguien ha dicho “café”?

DSC04277
Ismael estuvo en todo: foto, termo, café, leche, cucharillas… ¡pero qué más esconde en esas maletas!
DSC_0317

Preparando el campamento

DSC_0310

¿Y eso va a a estar bueno?

DSC_0314

¡Y vaya si lo estaba!

Con energías renovadas salimos disparados para llegar a Casasviejas antes del anochecer. Lo hicimos, por suerte, a costa de no detenernos en algunas poblaciones pequeñas pero muy atractivas, como Olocau del Rey, Mirambel o Bordón.

Donde no pudimos evitar detenernos fue en el impresionante Embalse de Santolea, lugar de extraordinaria belleza y con una historia peculiar, como nos relató una lugareña que nos “asaltó” al vernos fotografiar el paisaje. Siempre me gusta preguntar a la gente del lugar por la zona en la que viven, pues a diferencia de los libros de historia, de las personas obtenemos no sólo la información sino la “impresión” que los hechos han dejado en ellas. En todo caso, os dejo una página web con datos interesantes sobre el pantano de Santolea.

DSC_0321
Espectacular mirador improvisado
DSC_0319

Más de uno pensó en bajar a darse un baño

DSC_0324

Ismael pide consejos a Josep para hacer una foto

DSC_0328

Y Josep lo manda a echar una foto al medio de la carretera para que se lo lleven por delante…

DSC_0159

¡El café empieza a hacer efecto! ¡Subidón!

DSC_0330

Qué gusto llegar a casa… o algo parecido

La llegada a Cantaviejas fue tranquila, pues ya éramos conscientes de que íbamos los últimos, y con mucha diferencia, así que nos relajamos y disfrutamos del paisaje. La puesta de sol nos permitió contemplar la silueta mágica de este pueblo encantador, aumentada su belleza por el fulgor vespertino.

En el hotel nos reunimos con el resto de motonómadas e intercambiamos experiencias. Antes de la cena Miquel Silvestre nos dio un curso de edición de video que resultó muy interesante, pues muchos de los que allí estaban grababan horas y horas de video sin saber muy bien qué hacer con toda esa información, cómo gestionar tantos y datos y, lo más importantes, como hacer un sencillo clip de 3 minutos que fuera a la par simple y resultón.

La cena fue estupenda y el ambiente magnífico. Miquel aprovechó para presentar en exclusiva su nuevo libro: “La fuga del náufrago”. La mayoría le compró un ejemplar y Miquel tuvo la deferencia de firmar cada uno de ellos.

1185520_3326961069591_1161895509_n

Algunos aprovechamos para reforzar nuevos vínculos de amistad

3ª jornada

El sábado hizo un día espléndido, nada que ver con los dos días anteriores. Ni una nube en el cielo, una temperatura agradable que invitaba a rodar y rodar. A la sensación de bienestar contribuyó, obvio es, el haber descansado en un hotel muy digno y, por supuesto, más confortable que las tiendas de campaña.

DSC_0336

Los Motonómadas no pierden una oportunidad para sacar una foto de grupo

La ruta marcada nos llevaría hasta Aras de los Olmos, donde se ubican las instalaciones de Enduropark. Allí acamparíamos y, si tendríamos tiempo, haríamos una ruta offroad. Por desgracia hubo un poco de descoordinación entre los organizadores y para cuando habíamos acampado ya era demasiado tarde. No obstante la ruta fue sensacional, y buena culpa del retraso la tuvimos nosotros, que aprovechábamos cualquier paraje pintoresco para fotografiarnos en grupo.

Motonomadas-002

Casi me tuve que enterrar para hacer esta foto

Motonomadas-008

¡Qué juego dan los objetivos Macro!

Motonomadas-013

Miquel busca ángulo para hacernos una de sus famosas fotos saltando en el aire

Motonomadas-004

Lo que con una moto son 5 minutos, con 15 motos es una hora…

Motonomadas-010

Tranquilos, BMW no me paga nada, así que pongo esta foto por motivos puramente estéticos

Motonomadas-007

Roc tomó el relevo a partir de aquella jornada

Y si las fotos no nos retrasaron lo suficiente, tuvimos que añadir algún que otro percance…

DSC_0340

Esto lo paso yo por mis mue…

DSC_0343

… ¡dios, que me la pego!

DSC_0345

Y lo bonito que queda el charco congelado… ¡parece chocolate!

DSC_0348

¡Éste es un valiente! ¡Very good, my friend!

Una vez en el camping aprovechamos para colocar las tiendas de campaña, ducharnos y relajarnos un poco.

1238766_3326975749958_820254623_n

Toño, deja de echarme fotos y ven a ayudarme con la tienda…

Motonomadas-024

La sensación de libertad que inspira esta foto era el núcleo fundamental de la experiencia MOTONÓMADAS

Miquel aprovechó darnos unas clases prácticas sobre montar y desmontar la tienda, empaquetar todo y otros trucos prácticos cuando tienes que acampar en medio de la nada…

DSC_0354

Equipo de calidad

DSC_0355

Todo bien ordenado

DSC_0358

Apretar y sacar todo el aire para que ocupe lo menos posible

Motonomadas-022

Vaya arte, vamos, ni los encargados del Decathlon

Motonomadas-021

Creo que la moto está hundiendo la pata de cabra en la tierra…

Motonomadas-020

Efectivamente… menos mal que tengo fieles seguidores dispuestos a echarme una mano

Una vez que Miquel acabó con su clase, y quizás aprovechando la caída fortuita de su moto (la pata se fue hundiendo en la tierra hasta tirarla al suelo), Roc tomó el relevo e impartió una clase breve y sencilla sobre cómo debemos preparar nuestra moto para obtener el mejor rendimiento en conducción offroad.

DSC_0363

La posición correcta es ésta, para no dañarte la espalda

DSC_0361

Roc nos enseña preparación básica de la moto para afrontar un uso offroad

DSC_0360

Bricomanía…

Acabada la teoría tuvimos el tiempo justo para ducharnos y disfrutar de una gran cena. Estos momentos en común constituyeron los principales elementos de cohesión entre todos los asistentes, pues cada cual aprovechaba para charlar con quien tenía a su lado, comentar sus experiencias, en definitiva: conocernos los unos a los otros.

 4ª jornada

Para el domingo no había plan previsto. La idea era hacer una pequeña ruta por Cuenca, comer allí y luego despedirnos para que cada motero pudiera volver a su casa por donde considerara mejor. Pero como el sábado no pudimos disfrutar de una ruta offroad, y muchos tenían ganas de hacer una (yo entre ellos), comentamos con Roc el tema y se le ocurrió una idea estupenda: visitaríamos las instalaciones de Enduropark Arasrural y después nos llevaría de ruta por unas pistas forestales.

Las instalaciones para hacer cursos de trail y enduro son bastante buenas. La seriedad de este equipo me ha llevado a plantearme viajar con ellos a Marruecos en Semana Santa de 2014 (y ya tengo dos amigos más que se apuntan), y como sé que con antelación haré uno de sus cursos de conducción offroad, me reservo para el futuro una descripción más pormenorizada de todo lo que ofrecen. Baste ahora con apuntar que la media hora que estuvimos allí lo pasamos en grande, lanzándonos por cuestas, probando frenadas controladas e intentando pasar la famosa “trampa de arena”, en la que alguno se quedó un poco atrancado…

DSC_0435

Esto no es tan fácil como parece

DSC_0438

¿Y tú de qué te ríes?

DSC_0442

¡Trata de arrancarlo, Carlos! ¡Trata de arrancarlo!

Después del juego vino la clase práctica, gracias a una ruta muy bonita que Roc propuso y que nos brindó la oportunidad de aplicar todo lo que habíamos aprendido, con las motos totalmente preparadas (presión de neumáticos adecuada y el manillar levantado para facilitar la conducción en dichas circunstancias).

La ruta por campo y la sensación que dejó en los participantes fue el broche final a una experiencia magnífica. Los motonómadas nos despedimos en una gasolinera cerca de Cuenca, ciudad a la que llegamos por rutas de asfalto igualmente espectaculares, y a partir de ahí cada mochuelo tiró para su olivo, y yo para Madrid.

Conclusión

La publicidad de Motonómadas ofrecía un viaje mototemático por el Maestrazgo, a cargo de Roc y Miquel, donde se aprenderían técnicas útiles para largos viajes de aventura (conducción offroad, fotografía, edición de video, acampadas…), y en ese aspecto no decepcionó. Reconozco que me gusta la fotografía y algo sé de ese tema, igual que puedo decir que he grabado y montado algún cortometraje, por lo que la edición de un sencillo clip de video de unos 3 minutos no constituye tampoco una novedad para mí. Quizás por eso el curso me pareció un poco flojo o básico. Miquel no es periodista ni fotógrafo, y él mismo dejó claro que nos enseñaba “cómo hacía las cosas él”, dejando a entender que seguramente habría otras formas mejores de hacer algo o de explicarlo.

Roc, por su parte, es un instructor reconocido en el área de su competencia, pero por desgracia no tuvimos mucho tiempo para profundizar en la conducción offroad. Lo único que saqué en claro es que necesitaba hacer un curso más intenso que el de los GS Days de Segurilla de Toledo. Y creo que con ellos tendré la oportunidad de formarme bien.

Al final me voy con la sensación de haber asistido a una operación de marketing. Roc y Miquel vendían su producto. Cada cual el suyo. Miquel contaba con muchos seguidores y “fans” que disfrutaban con sólo escucharle. No era mi caso, pues para mí es un viajero experimentado con un estilo particular de expresarse, pero que no suscita mi admiración. Roc también usó el primer viaje mototemático para promocionar sus proyectos de Enduropark. Y lo hizo bien, a pesar de algunos fallos de organización a la hora de clarificar quién llevaba los pantalones.

Pero no penséis que salimos estafados. Antes al contrario. Por un precio bastante ridículo disfrutamos de casi cuatro días en compañía de dos celebridades del mundo de los viajes de aventura en moto (cada cual en lo suyo), durmiendo en hotel y campings, conociendo rutas que ni siquiera podríamos imaginar que estuvieran en España y, lo más importante, conociendo a gente que comparte tus mismas inquietudes. Gentes que, por otro lado, han resultado ser amigos espectaculares y que considero el mejor souvenir que me traigo del curso.

A vosotros, Morteruelos, va dedicada esta última entrada del Diario de un Motero Novato.

PD: Gracias especialmente a ti, Xavi, porque muchas de las mejores fotografías de esta entrada son tuyas… 😉

Share

3 Comments

  1. Pingback: Anónimo

    • Siempre es una lástima cerrar/abandonar/dejar algo que te gusta, pero compensa si con ello puedes abrir/recibir/abrazar una nueva ilusión.
      Muchas gracias por comentar y espero que las nuevas rutas sean atractivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *