El Parque Natural de las Batuecas y la Sierra de Francia

La Peña de Francia es un lugar de peregrinación no sólo religioso (cada 8 de septiembre se celebra una romería desde La Alberca) sino motero: subir a la misma es una de las escapadas más célebres entre los moteros salmantinos.

A continuación os presento una ruta que parte de Salamanca para introducirse de lleno en el Parque Natural de las Batuecas-Sierra de Francia y desemboca en Ciudad Rodrigo, incluyendo una pequeña excursión por las Hurdes (tan bellas como injustamente olvidadas) y una visita a dos de los pueblos más bonitos de la zona.

Ver mapa más grande

Como resumen de la ruta, aquí os dejo el pequeño video que grabé. Recordad que podéis encontrar más en el canal de Youtube MOTEANDO. 1. De Salamanca a las Batuecas

Siempre con la idea clara de evitar las autovías y las carreteras nacionales más concurridas, iniciamos la marcha por la CL-512, una vía que poco a poco nos alejará de la capital a medida que nos introduce de manera casi imperceptible en las extensas dehesas y llanuras previas a las Batuecas.

IMG_7386

La carretera hasta Vecinos es una larga recta que en nada se parece a las reviradas curvas que nos esperan más adelante

En Vecinos tomamos la SA-205, una carretera que, como la precedente, no es sino una larga e interminable recta, de esas que los moteros solemos evitar en la medida de lo posible, pero que muchas veces no nos queda otro remedio que atravesar para llegar rápido a zonas más interesantes. He de admitir, no obstante, que esta carretera trazada con regla y cartabón ganó atractivo gracias a las terneras, encinas y alcornoques que componen el paisaje de la dehesa salmantina.

IMG_7387

¿Carne o pescado? En Salamanca lo tienen fácil…

IMG_7390

Sí, faltan curvas… ¿pero acaso no dan ganas de arrancar la moto y lanzarse a por ella?

Después de unos treinta minutos de rodar a un ritmo divertido, agradable y legal, los nombres de los pueblos van patentizando el paso de la llanura a la serranía: San Esteban de la Sierra y Santibáñez de la Sierra son los primeros en hacernos recordar que no sólo de rectas viven los moteros. El entorno que rodea a estas poblaciones comienza a ser cada vez más agreste, montañoso y sensacional: humilde anticipo de lo que está por venir.

2. Miranda del Castañar

El pueblo de la región que mejor conserva su excelente patrimonio histórico-artístico se ubica encima de una loma que le confiere una silueta que no pasa desapercibida a los que se aproximan a su excepcional casco antiguo, en el que destacan el Castillo de los Zúñiga y un recinto amurallado en el que sobreviven sus cuatro puertas.

DSC04785

La plaza frente al castillo, antiguo patio de armas del castillo, se considera la plaza de toros cuadrada más antigua de España

DSC04787

Debajo de la placa “Plaza los Toros” se aprecia el detalle de un peculiar burladero de piedra

DSC04788

El casco antiguo es transitable desde nuestras motos, algo que resulta muy cómodo para una visita rápida

IMG_7412

Siempre resulta llamativo poder conducir por estas “avenidas”

Miranda del Castañar fue el lugar idóneo para la primera parada de la ruta. El paseo por su centro histórico y las maravillosas vistas que desde un mirador tan privilegiado se tienen de la sierra que lo rodea nos abrieron el apetito. La mejor elección fue un restaurante pequeño que hay a la entrada del pueblo llamado “Las Petronilas”, donde dimos buena cuenta de unas tostadas convenientemente aderezadas…

IMG_7408

En esta región no hay lugar para la “mantequilla con mermelada”: el jamón del cercano Guijuelo es el protagonista

IMG_7413

¡Con energías renovadas emprendemos de nuevo la ruta!

2. Un paseo por Las Hurdes

Desde Miranda del Castañar continuamos por la SA-225 hasta llegar a Sotoserrano, el pueblo a menos altura sobre el nivel del mar de toda la región (522 metros) y donde embotellan el magnífico vino que probaríamos unas horas más tarde. Desde Sotoserrano se puede tomar el desvío que lleva hasta La Alberca, pero como lo importante es el camino (tanto o más que el destino), opté por dar un rodeo que nos llevaría a atravesar la parte norte de Las Hurdes. Ni que decir tiene que dicho rodeo constituyó uno de los aciertos de la ruta…

IMG_7418

Nada más salir de Miranda del Castañar nos encontramos con este paraje cuyo protagonista era el maravilloso río Francia

DSC04797

“Venga ya, Luis, no me digas que tengo que meter mi Ducatti por aquí…”

IMG_7432

¡El puente sobre el río Alagón ofrece unas vistas impresionantes…

IMG_7430

… y a mí una oportunidad de hacer un poco el “cafre”!

La carretera EX-204 se adentra en la provincia de Cáceres y nosotros la seguimos en dirección Vegas de Coria, una “alquería” del concejo de Nuñomoral que constituye el primer contacto con los pueblos de la comarca de Las Hurdes. Para los que disfruten con los sucesos extraños y el misterio, que tengan cuidado con alguna de las maravillosas curvas que rodean Vegas de Coria, vaya ser que encuentre a alguna sombra errante

Antes de llegar a Vegas de Coria podemos tomar el desvío hacia Las Mestas y de allí seguir hasta La Alberca, pero estamos haciendo un rodeo interesante y todavía queda mucho por ver, como atestiguan las siguientes fotos:

IMG_7438

El río Hurdano a su paso por Nuñomoral

DSC04799

Las mimosas tenían una fragancia tan dulce que no nos costó imaginar por qué la miel de las Hurdes es tan sabrosa

IMG_7443

Casares de Las Hurdes, un pueblo “ubicado en mitad de ninguna parte”, pero con un encanto arrebatador

IMG_7455

“¿A qué hora pasa el autobús?”

IMG_7449

Este enclave merece una buena parada

IMG_7448

¡Empieza la sesión de fotografía!

DSC04803

¡Menudas vistas!

DSC04807

Primeros días de primavera y primeras flores del pruno

DSC04809

“Toma, José María, ya tienes nuevo fondo de pantalla para tu ordenador”

IMG_7450

Acabada la sesión, seguimos la ruta

Desde la CCV-55, justo en la frontera entre Extremadura y Castilla y León, seguimos la carretera EX-366, que nos llevará hasta Las Mestas atravesando Riomalo de Arriba, El Ladrillar y Cabezo. Este tramo de la ruta es uno de los más llamativos, a excepción de la subida a la Peña de Francia, que es francamente espectacular. Un recorrido aéreo que nos ofrece unas vistas impresionantes de la sierra y los bosques que rodean esta comarca, adornados con el serpenteante fluir de carreteras secundarias que horadan el terreno como si fueran ríos de tierra.

IMG_7458

Siempre conviene aguantar la respiración antes de tomar una fotografía aunque a veces, como aquí, simplemente te quedas sin aliento

IMG_7459

Sin coches a la vista la carretera se convierte en fuente de puro disfrute

IMG_7462

Miradores y más miradores, una delicia para los sentidos

IMG_7467

A pesar de tratarse de carreteras muy poco transitadas, el firme no estaba del todo mal

IMG_7471

A poco que te descuidaras podías divisar nuevos caminos por explorar

IMG_7477

Las famosas “Colmenas de miel” de Las Hurdes

Desde Las Mestas tomamos la SA-201, que nos llevará a través de un puerto de montaña hasta La Alberca, donde teníamos pensado parar a comer. El famoso Portillo de las Batuecas, con sus 1242 metros, nos ofrece las últimas grandes vistas del montañoso perfil de Las Hurdes y de la sinuosa carretera por la que habíamos ascendido. A pesar de que ya teníamos bastante hambre, hicimos una última parada para sacar algunas fotos.

IMG_7481

Algunas fotos requieren arriesgarte un poco

DSC04813

¡Pero merecen mucho la pena!

DSC04816

¡Bravía posa sin complejos ni muestras de cansancio…

DSC04817

… pero el resto del equipo empieza a salivar!

3. La Alberca

Considerado uno de los pueblos más bonitos de España, La Alberca se convirtió en Monumento Histórico-Artístico en 1940, siendo el primer municipio español en conseguir tal distinción, lo que ha facilitado la conservación de su espectacular casco viejo. Uno de los detalles más llamativos lo encontramos en las inscripciones en piedra que adornan muchos de los dinteles de las casas de La Alberca, muestra centenaria del fervor religioso de sus pobladores, quizás en su mayoría conversos que buscaban de esta manera explicitar y reafirmar su nueva fe. Como anécdota que manifiesta la importancia que tuvo este pueblo en el pasado podría citarse el hecho de que llegó a tener sus propias ordenanzas en 1515 y que Las Hurdes fueron una dehesa de La Alberca hasta 1835.

IMG_7485

La Alberca es uno de los pueblos más turísticos de las Batuecas

IMG_7484

Es fácil perderse entre las callejuelas que alternan el aroma de los embutidos con el de los dulces tradicionales

DSC04819

Justo a la entrada del pueblo, encontrar La Cantina de Elías es tan fácil como recomendarlo

El lugar elegido para comer, recomendable 100% sin riesgo de equivocarme, es La Cantina de Elías.

El local estaba lleno, lo cual no era de extrañar teniendo en cuenta lo que contenía el menú del día: tostón ibérico, ternera morucha

Como el tostón se había acabado, decidimos pedir a la carta una serie de platos para hacernos una buena idea de la gastronomía de la zona y, sobre todo, de la buena mano que tienen en este restaurante familiar tan agradable. 

DSC04820

Patatas revolconas con dos exquisitos torreznos, que resultaron estar demasiado salados

DSC04821

Ensalada de ventresca de atún y pimientos asados al horno, una verdadera delicia si se cuenta, como era el caso, con excelente materia prima

DSC04823

Torta del Casar, uno de los quesos más sabrosos de España, que cuando lo sirven fundido y con pimentón de la Vera resulta irresistible

DSC04827

Me gusta cocinar mucho y comer aún más, y reconozco que nunca había probado unos boletus edulis a la plancha tan perfectamente elaborados, con una textura espectacular, carnosos y a la vez casi manteca: un 10 para el cocinero

DSC04828

Chuletón de ternera morucha, típica de la zona

DSC04829

Detalle de la sal utilizada y del punto de la carne

DSC04826

Este monovarietal “tempranillo”, embotellado para La Cantina de Elías en el cercano pueblo de Sotoserrano y servido como vino de la casa por el irrisorio precio de 7,50€, resultó ser un verdadero hallazgo…

IMG_7487

… tanto que tuve que comprar una caja de 3 botellas!

Al terminar de comer pasé por la tienda que tienen en el local para comprar un jamón (toda la zona es experta en la materia, con Guijuelo a la cabeza, como veremos en una futura entrada sobre la ruta del jamón) y las botellas de vino. Recibí un trato exquisito por parte de una familia que demostraron ser unos profesionales.

El café lo tomamos a la salida de La Alberca, en un complejo turístico muy peculiar llamado “La Abadía de los Templarios“, que me dejé apuntado para volver algún fin de semana veraniego para escapar del agobio de la capital. Días más tarde me enteré de que unos amigos se casaron allí, lo que no es de extrañar si tenemos en cuenta el nivel de hostelería del que estamos hablando.

IMG_7492

Como dos templarios a caballo llegamos para hacer una parada en la ruta

IMG_7490

Esto no es Port Aventura ni Terra Mítica: aquí el cartón-piedra es piedra de la buena

IMG_7491

El artesonado de la “Cafetería Mudéjar” es magnífico

4. La Peña de Francia

La carretera SA-201 nos llevaría hasta Salamanca, pero nuestra intención es tomar el desvío a la izquierda que, a través de la SA-203, nos conducirá hasta la Peña de Francia, una de las montañas más altas (1727 metros) de la sierra que lleva su nombre.

IMG_7496

Algunos tramos de la ruta presentan un firme algo descuidado, pero son más la excepción que la norma

La subida es enrevesada, por una carretera retorcida entre árboles que apenas dejan ver la majestuosa silueta de la peña. Pero a medida que ascendemos notamos cómo la vegetación va desapareciendo progresivamente, a la par que hacen aparición unas vistas del entorno que justifican toda la ruta que nos ha llevado hasta allí.

DSC04830

A lo lejos pueden apreciarse las cumbres nevadas de la Sierra de Béjar, sector occidental de la Sierra de Gredos

DSC04831

En invierno se suele cortar el acceso a la Peña de Francia, así que hay que aprovechar el buen tiempo para subir y sacar buenas fotos

DSC04836

Como buen vértice geodésico, podemos usar las referencias visuales para reconocer los pueblos que nos rodean…

DSC04835

… o como mirilla improvisada para cazar pájaros

DSC04838

Algunas de las partes del Santuario de la Peña de Francia en umbría todavía conservaban algo de nieve

DSC04839

El mirador de Santiago ofrece unas vistas sensacionales

DSC04840

Y no son pocos los viajeros que al asomarse sufren vértigo

IMG_7504

Para sacar la foto de portada de la presente ruta, como ocurre con frecuencia, hizo falta “currarse” un buen encuadre

Después de un buen rato paseando por el Santuario de Nuestra Señora de la Peña de Francia (el santuario mariano a mayor altitud del mundo) y los alrededores, notamos que era hora de partir: los rayos de sol apenas calentaban, lo que significaba que la noche se acercaba y todavía nos quedaba un pequeño trayecto hasta Ciudad Rodrigo.

El descenso desde la Peña de Francia hasta Ciudad Rodrigo lo hicimos por la SA-CV-178, la SA-CV-106 y finalmente la SA-V-92. A pesar de sentir que la ruta llegaba a su fin, el espectáculo de los últimos rayos de sol no hizo sino acrecentar nuestras ganas de seguir rodando sin detenernos, como si no lleváramos a la espalda unos cuantos cientos de kilómetros y casi 10 horas de viaje.

IMG_7508

Al fondo puede verse, como una cicatriz en la montaña, la carretera por la que teníamos que descender hasta Ciudad Rodrigo

IMG_7510

La carretera no estaba en mal estado, pero había que tener cuidado en no salirse fuera del arcén

IMG_7513

Al fondo se yergue la majestuosa Peña de Francia

IMG_7521

José María hace su entrada triunfal en el recinto amurallado de Ciudad Rodrigo, donde acaba la ruta y esta entrada

La bajada fue muy agradable, como digo, y si tuviera que destacar algo sería la sensación de estar “completamente solos”. No vimos ni un coche, ni una moto, nada… sólo dos corzos que aparecen al final del video de la ruta. Esta soledad del paisaje, que he experimentado en otras regiones como El Maestrazgo o La Alcarria, es una de las características no menos atractivas de los viajes en moto…

DSC04818

¡Aunque sin duda lo mejor es viajar bien acompañado!

Share

3 Comments

  1. Pingback: El Parque Natural de las Batuecas y la Sierra de Francia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *