Cuenca mágica

Este fin de semana pasado disfruté de una espectacular ruta por la provincia de Cuenca, en compañía de mi amigo Ginés y el siempre necesario Gulusmero, cuya inestimable experiencia es garantía de éxito seguro.

Gulusmero y yo salimos el viernes desde Guadalajara. La idea era hacer lo que hace un buen motorista: buscar la ruta más larga para ir del punto A al punto B. De hecho, el camino de Guadalajara a Cuenca, que puede hacerse en una hora y media, nos llevó cerca de siete, incluyendo comida, visitas a pueblos y alguna que otra pista forestal.

Después de un serpenteo agradable por varios pueblos cercanos a Guadalajara (entre ellos, la maravillosa villa de Brihuega), llegamos a Trillo, donde paramos a ver el río Cifuentes con sus atractivas cascadas y la imponente central nuclear, con la esperanza de recargar las baterías de los móviles, GPS y de las propias motos…

2012-11-23 11.13.43

2012-11-23 13.06.30

2012-11-23 13.20.21

Antes de llegar a Trillo, Gulusmero me llevó por una pequeña pista forestal para “desvirgar” mi nueva moto, la BMW 1200GS Edición Especial 30º Aniversario. A esa pista le tengo mucho cariño, pues recuerdo que fue la primera que hice con mi anterior moto. Así que reconozco que no había mejor opción para probar cómo anda este bicho de 220 kilos. Las sensaciones fueron excepcionales, un verdadero anticipo de lo que estaba por venir.

Moto Cuenca 007Moto Cuenca 003

En Priego hicimos una parada para comer, y tuvimos la suerte de preguntar a un lugareño que nos recomendó un sitio barato, agradable y cuya mesa nos dejó muy satisfechos. Se trata del Hostal/Restaurante “Los Claveles”, cuyo menú de 10 euros todavía estamos digiriendo… después de una sopa castellana y un carrillada de ternera, intenté pedir una mandarina de postre, pero la mujer que regentaba el comedor me “obligó” a pedir el flan casero de turrón.

2012-11-23 15.11.39

Le agradezco la sugerencia, ¡porque estaba riquísimo!

Después de Priego la idea era llegar a Cuenca pero, de nuevo, dando vueltas y vueltas y vueltas. Lo primero fue visitar las hoces de Priego, que son francamente espectaculares. Aquí tenéis una prueba:

Moto Cuenca 021

¿Me veis a la derecha, muy pequeñito? Imaginad el tamaño de las Hoces de Priego.

Después investigando pueblos, callejeando por adoquines antiguos y llenos de hojas amarillas, disfrutando de perdernos en pueblos perdidos…

Moto Cuenca 0142012-11-23 14.10.21

La llamada “Alcarria Conquense” es famosa por su artesanía de mimbre. Reconozco que nunca había visto mimbre al natural, y no podía imaginar el color rojo tan intenso, que nos hizo pensar que circulábamos por una carretera de montaña con vistas a un mar carmesí.

2012-11-23 16.05.52

Al final llegamos a Cuenca, tras visitar el famoso “Ventano del Diablo” y encontrar el Hostal donde dormiríamos el fin de semana. También dimos vueltas para encontrar este último, pero ya por culpa del GPS y las direcciones contrarias, y no por voluntad propia.

Por la noche dimos una vuelta para tapear y descubrir lo que es una cerveza “peluquera”, o que una “alpargata” de anchoas es enorme y se puede repetir hasta la madrugada.

2012-11-23 20.50.50

A la mañana siguiente se incorporó a la ruta Ginés, que venía de Valencia. Ginés es un buen amigo que conocí en el curso de BMW Motorrad Off Road en Segurilla de Toledo, y con el que ya he hecho alguna salida y espero hacer muchas más en el futuro. Su afición por la moto se demuestra por el madrugón que se pegó para estar a las nueve tomando un café con nosotros. He de reconocer que a esa afición se añade el hecho de que su moto es tan nueva como la mía, y está tan ilusionado como yo.

2012-11-24 09.31.19

El sábado empezaba la ruta propiamente dicha. Se trataba de un recorrido circular desde Priego, de unos 221 kilómetros, que aparece como ruta 35 de la 6ª edición del libro “España en MOTO” de Pedro Pardo. Por supuesto esta ruta sufrió modificaciones siempre recomendables, lo que hizo que volviéramos a Cuenca casi de noche.

CIMG0010

Moto Cuenca 067CIMG0029CIMG0030

Moto Cuenca 050Moto Cuenca 051CIMG0050CIMG0039CIMG0015CIMG0023

La ruta nos llevó por pueblos interesantes, como Beteta y sus hoces, Peralejos de las Truchas (donde nos atrevimos con una ruta que iba paralela al un Tajo cristalino), los puertos del Portillo y el Cubillo, así como alguna que otra curiosidad, como la famosa embotelladora “Solán de Cabras”. Comimos en Orea, en el Hostal “Alto Tajo”, donde otro magnífico menú de 10 euros nos dejó atados a la silla.

Por la noche, de vuelta al hotel, estábamos tan cansados que decidimos darnos un homenaje gastronómico al más puro estilo “España cañí”: pizza, cerveza y repetición de la clasificación de Alonso…

Moto Cuenca 058

Al día siguiente la ruta nos llevó hasta Albarracín (Ruta 34 del libro citado), seguramente el pueblo más bonito de Aragón, y que merece una segunda visita. Siento que las fotos no puedan captar lo maravilloso del entorno, las majestuosas murallas, el castillo, la catedral, el río, las hojas…

Moto Cuenca 080Moto Cuenca 0962012-11-25 12.58.34

Nos separamos después de comer en Albarracín. Ginés volvió a Valencia y nosotros seguimos con la ruta improvisada de vuelta a casa, lo que para mí significa que no sabía por dónde iba y para Gulusmero una tediosa labor de cartografía, gps y búsqueda de pistas y atajos interesantes. De nuevo no decepcionó: descubrimos unas pistas muy bonitas (recuerdo especialmente la de Chequilla), donde pude poner un poco más a prueba la moto, entre algunos charcos y pendientes con grava. Al final de todo, y antes de separarnos, Gulusmero me tenía reservada una sorpresa: la “Sima de Alcorón”, un cueva natural en un terreno kárstico de casi 70 metros de profundidad, con una parte al final de color naranja y formas extrañas. La oscuridad absoluta y lo mágico del lugar me hizo sentir como protagonista de una película de Alien…

Moto Cuenca 114CIMG0060Moto Cuenca 109Moto Cuenca 117

Moto Cuenca 118CIMG0074CIMG0076

Este viaje era importante para mí, porque quería probar la moto por campo. Al ser nueva y pesada, es necesario hacerte a ella. Apenas hubo nada fuera de control, y es que reconozco que se desenvuelve bastante bien, teniendo en cuenta el escaso nivel de las pistas por las que transitamos. Así que estoy muy contento con ella. Me está costando mi esfuerzo pagarla, pero es una moto que me sirve para todo: puedo usarla en Madrid, ir a trabajar, subir a Navacerrada a ver a un amigo y disfrutar dando vueltas por los picos de la Sierra Norte, hacer viajes largos muy cómodo, viajar con la pareja a donde nos apetezca y, por qué no, salir por pistas forestales, barro y charcos incluidos, contemplando, como hicimos en Cuenca, muchos buitres y ciervos (de hecho, uno de ellos se chocó conmigo y casi me tira).

Naturaleza, gastronomía, cultura, buenos amigos y sensación de libertad y aventura. ¿Qué más puedo pedir?

CIMG0071

¡Pues seguir disfrutando muchos años más!

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *