Albarracín, la Sierra de Cuenca y el Parque Natural del Alto Tajo

Antes del viaje a Mallorca previsto para este verano es necesario que piloto, acompañante y maletas se acostumbren a viajar juntos, porque en la moto hay poco espacio y debe primar la organización. Así que he decidido organizar dos pequeñas rutas de fin de semana a lugares pintorescos cerca de Madrid. Si la experiencia resulta positiva supongo que podremos aprovecharla para que el viaje a Mallorca sea inolvidable. Veamos, pues, cómo ha ido la primera de estas pruebas “on the road”:

Aquí dejo un enlace con la ruta principal en Wikiloc.

Día 1: Madrid aAlbarracín

Salimos el viernes a eso de las 16:00, intentando dejar la atestada M-30 lo antes posible. Si en la capital de España el tráfico es algo cotidiano, los fines de semana es de locos. Como si los madrileños fueran un río que desemboca en Valencia, la A-3 nos ofrecía retenciones hasta casi la altura de la M-50.

A la altura de Tarancón nos desviamos para coger la A-40, que es igual de aburrida que la A-3, pero totalmente solitaria, y reconozco que los paisajes son mucho más agradables. Una pequeña parada en PAREDES, un pueblo minúsculo de apenas 99 habitantes, nos permitió conocer un dato curioso sobre su origen. Al parecer se trata de un pueblo creado para realojar a 50 familias proveniente de Santa María de Poyos, una población de Guadalajara que desapareció bajo las aguas del pantano de Buendía.

IMG_1797

A partir de Cuenca la ruta se vuelve (por fin) interesante. En primer lugar, la típica subida al Ventano del Diablo, desde donde se admira el curso del Júcar y se intuyen las hoces y demás accidentes naturales tan propios de la serranía conquense.

IMG_1808

IMG_1815

IMG_1817

Desde el Ventano del Diablo seguimos la carretera hasta Uña y El Embalse de la Toba. Una excursión motera nos acompañó durante parte del trayecto.

IMG_1830

IMG_1834

IMG_1838

IMG_1842

A la altura del Embalse de la Toba decidimos separarnos de ellos para echar unas fotos, porque estaba precioso hasta las trancas de agua. Nos metimos por una pequeña pista y, aunque no sea muy prestigioso comentarlo, estuvimos a un tris de caernos al suelo casi parados… 😉

Menos mal que las fotografías merecieron la pena y nos hicieron olvidar el susto en cuestión de segundos.

IMG_1846

IMG_1848

IMG_1859

IMG_1861

La llegada a Albarracín es espectacular, en concreto la ruta que hay desde Frías de Albarracín pasando por Calomarde. Antes de alcanzar nuestro destino atravesamos un túnel que, a modo de puerta del tiempo (casi como en la película “Regreso al futuro”), nos transportó varios siglos atrás. Tal es la imagen que ofrece al viajero el pueblo de Albarracín, sin duda uno de los más bellos y pintorescos de toda España.

580422_523815824352477_1788442443_n

IMG_1873

IMG_1876

Esta cerveza (o “tanque”, como la llaman por allí) fue la culpable de que al día siguiente la ruta comenzara más tarde de lo planeado. Bueno, esta cerveza y las otras cuantas que cayeron. Se ve que las patatas con ali-oli, migas pastoras y delicias de Aragón no sirvieron para empapar tal desmesura de zumo de cebada…

Día 2: Ruta circular desde Albarracín

Amanece temprano en Albarracín el sábado, pero la única que parece despierta y dispuesta es la moto.

SONY DSC

Después de recuperar algo de energía a fuerza de duchas frías y cafés hirviendo, iniciamos la ruta. El primer punto, muy cerca de Albarracín, fue el pueblo de Calomarde, donde cogimos un pequeño desvío para aproximarnos al conocido como “Cañón de los Arcos”, la primera de las muestras de paisajes sorprendentes que nos aguardaban en el día.

IMG_1883

IMG_1891

IMG_1895

IMG_1897

IMG_1899

IMG_1904

El paisaje era asombroso, demasiado verde para la época, lleno de amapolas y con unas paredes de roca impresionantes. Todo ello perfectamente registrado por la magnífica reportera que llevaba detrás sin perder detalle de nada… 😉

Volviendo al camino pusimos rumbo a Frías de Albarracín, por una carretera que, como indiqué más arriba, es muy coqueta, siguiendo el curso del río Guadalaviar.

Pasado Frías se encuentra la Sima de Frías de Albarracín, una de las dos simas que tuvimos ocasión de admirar durante la ruta. Se trata de una hondonada gigante producida por un derrumbamiento debido a los movimientos de las aguas subterráneas, uno de los fenómenos más típicos de erosión kárstica.

IMG_1925

IMG_1921

Encontramos junto a la sima a un pastor que nos señaló la gasolinera más cercana, en Tragacete, pues no había puesto gasolina desde que salí de Madrid…

IMG_1920

IMG_1929

Rocío, mi intrépida reportera, se enganchaba a cualquier parte con tal de obtener la mejor fotografía…

IMG_1923

Poco después de dejar la sima se llega al Monumento del Nacimiento del Alto Tajo. Se trata de un conjunto monumental que representa al Tajo como una divinidad de la naturaleza (es curiosa la forma de la barba, como si fuera un río cayendo, así como la “nieve” en la cabeza y la espada, que da nombre al río, verdadero “tajo” que según los romanos hendía y dividía la península en dos partes), junto a las tres provincias que rodean su nacimiento, Teruel, Cuenca y Guadalajara, representadas por un toro y la estrella, un cáliz y un caballero (el famoso Álvar Fáñez de Minaya), respectivamente.

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

Junto al monumento hay un pequeño embalse artificial lleno de sapos, que distrae la atención del visitante hasta el punto de ignorar el pequeño chorro de agua que sale de las entrañas de la tierra como verdadero nacimiento del río más largo de la península ibérica.

SONY DSC

Aquí arriba puede verse el chorrito de agua, casi lastimero, que acabará formando tremendas y espectaculares hoces y desembocará a más de mil kilómetros de distancia, ya en Portugal.

Una vez repostado en Tragacete seguimos ruta hasta el Nacimiento del Río Cuervo.

IMG_1908

IMG_1915

IMG_1916

IMG_1958

IMG_1975

Las carreteras, como pueden verse, eran soberbias. Todo verde, cuervas suaves, ni un vehículo a parte de nosotros y algunos ciclistas. Cierto es que el acceso al nacimiento del río Cuervo está algo más congestionado, pero es normal: su atractivo lo convierte en presa fácil para los autobuses de turistas… 🙁

IMG_1978

IMG_1979

Una vez aparcados hasta donde las señales nos impedían el paso, no nos quedó otra que echar a andar hasta las primeras cataratas que forma el río Cuervo al inicio de su vida fluvial.

IMG_1980

Por suerte la visita mereció la pena, y mucho. El espectáculo de cascadas y aguas salvajes saltando de aquí para allá no tenía desperdicio. Tuvimos que esperar (y bastante) a que los turistas se fueran para poder echar algunas fotos más estudiadas.

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

Desde este paraje de ensueño salen muchas rutas de senderismo (igual que desde el monumento al nacimiento del Tajo), y fue una lástima no haber hecho alguna. Pero aun quedaba ruta y las dos ruedas nos llamaban para seguir disfrutando de estas carreteras tan inolvidables.

Nuestro próximo objetivo era Priego, con la idea de comer allí. Inicialmente la intención era la de comer en Molina de Aragón, pero habiendo salido tan tarde por la mañana tuvimos que cambiar de planes sobre la marcha. Para llegar a Priego atravesamos Beteta (incluyendo sus maravillosas Hoces y el Sumidero de Mata Asnos) y el famoso “Estrecho de Priego”.

IMG_2004

IMG_2017

IMG_2032

IMG_2034

Antes de llegar a Priego cogimos un pequeño desvío a la entrada del pueblo y subimos hasta el Monasterio de san Miguel. Las vistas desde allí dejaban con la boca abierta…

IMG_2052

… y con la boca abierta nos lanzamos sobre Priego para llenarnos la tripa. El sitio escogido (cómo no), era el hotel LOS CLAVELES, que ya tuve la suerte de probar con Gulusmero en mi primer viaje por aquella zona (también en este blog) y cuyo menú de 10 euros (12 en fin de semana) no deja indiferente. Si la primera vez el flan de turrón se llevó la palma, en esta ocasión la tarta de queso y la tarta de orujo fueron los triunfadores incontestables.

IMG_2057

IMG_2065

Saliendo de Priego, con la barriga a reventar y agua Solán de Cabras en la maleta (por cierto, que la ruta pasa por Puente de Vadillos, donde se encuentra el balneario y la embotelladora de Solán de Cabras), nos aproximamos a las ruinas del Convento del Rosal.

IMG_2067

IMG_2066

El siguiente objetivo de la ruta, y recordando uno de los lugares secretos que me enseñó Gulusmero (entre otras tantas cosas que me ha enseñado), era la Sima de Alcorón. En este caso, y a diferencia de la Sima de Frías, aquí sí es posible bajar… ¿os atrevéis?

IMG_2076

En la anterior entrada del blog “ruta por Cuenca” ya aparece esta sima, impresionante cueva de cerca de 80 metros de profundidad. En el interior había personas practicando escalada, lo que me permitió hacer algunas fotos interesantes.

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

Al fondo de la cueva todo está oscuro. Sólo los móviles pueden ayudar a seguir bajando hasta las profundidades. Y al final del todo, en la oscuridad más absoluta, cuál no fue nuestra sorpresa cuando descubrí que no estábamos solos…

SONY DSC

Algún excursionista parecía haber quedado atrapado tiempo atrás, y no paraba de repetir que buscaba no sé qué anillo, o Gollum, o vete tú a saber… 🙂

Desde la sima de Alcorón tomamos rumbo dirección a Peñalén, Poveda de la Sierra y desde allí al interior del Parque Natural del Alto Tajo. En un arrebato de osadía decidí que Rocío aprendiera un poco lo que es hacer una pista forestal. Ni corto ni perezoso nos metimos por un camino empedrado y acabamos haciendo una ruta circular improvisada, a base de GPS GARMIN EXTREX 10 y algo de suerte.

La primera parte fue soberbia, incluido el Salto de Poveda, que es espectacular.

IMG_2099

IMG_2105ç IMG_2113

IMG_2114

De haber llevado bañador (o haber estado solo) me habría zambullido, os lo juro. Era imposible resistirse a esto:

2013-06-15 17.28.37

Tras este pequeño paraíso, por desgracia, empezó el pequeño infierno. La pista forestal subía y subía, estrechándose cada vez más. Las piedras y cantos eran cada vez más presentes y los cortados de la margen izquierda imponían algo más que respeto. No hay fotografías porque Rocío se debatía entre rezar o dejarme allí y bajarse andando. Es cierto que no era una pista complicada, pero meterme sin quitar el ABS, sin bajar la presión de los neumáticos y con acompañante, dificulta la tarea, y sólo puede calificarse como de locura extrema.

Pasado el susto (que sólo fue eso, un susto), llegamos a una cantera enorme. Como siempre, la aventura y el riesgo merecen la pena (como se nota que no nos caímos, ni pinché…). Tras la cantera estaba el asfalto, la respiración que vuelve y la ruta que sigue.

IMG_2117

IMG_2120

IMG_2127

Curvas y más curvas. Algunos tramos parecían no tener cabida por aquella zona, siendo más propios de grandes bosques americanos o nórdicos.

IMG_2129

IMG_2143

IMG_2145

IMG_2150

IMG_2153

IMG_2156

IMG_2163

La ruta, una vez que decidimos no subir hasta Molina de Aragón, nos obligaba a volver hasta Albarracín, pasando por Checa, Orea y Orihuela del Tremedal.

He de reconocer que, a parte de águilas, que vimos muchas, nos cruzamos con más de un corzo. Sólo pudimos fotografiar a uno de ellos:

IMG_1985

Finalmente y algo cansados (más de nueve horas de ruta) regresamos a Albarracín. Para el que no conozca este pueblo, no me queda otra que recomendarle encarecidamente una visita. Y si es posible, que sea larga.

Espero que algunas de las fotos que echamos aquella tarde noche puedan transmitir algo de la belleza del entorno.

IMG_2174

IMG_2179

IMG_2183

IMG_2184

IMG_2189

IMG_2192

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

Por la noche fuimos a cenar al Rincón del Chorro. Se trata de un pequeño bar-restaurante idóneo para tomar unas tapas, una copa, o cenar como un marqués. Al menú degustación se sumó algún que otro gin-tonic, pues no en vano tienen una enorme variedad y bien ricos que estaban.

IMG_2197

Para quien no conozca esta botella, simplemente decirle que se trata de uno de los vinos con “mejor relación calidad-precio” del mundo según la prestigiosa lista del enólogo norteamericano Robert Parker. Fue una suerte que mi primera aproximación a la denominación de origen Campo de Borja haya sido de la mano de este magnífico caldo, y por sólo 10,95€. Y ¿qué regamos con esto? Pues estando en Teruel, qué mejor que un buen ternasco…

SONY DSC

Tras los gin-tonics de rigor (tónica con cardamomo, ginebras con mora, aromas de rosas y demás pijadas varias…) acabamos rodando por las románticas callejuelas de Albarracín, más románticas que de costumbre gracias a la noche, al ambiente nocturno junto al Rincón del Chorro y, por qué no, a la extraña mezcla de cansancio, alcohol y disfrute pleno que corría por nuestras venas.

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

Día 3: Vuelta a Madrid por Molina de Aragón, Alcolea del Pinar y Guadalajara

La idea era levantarnos temprano. La idea, claro, no la realidad. Toda la ruta que tenía planeada para hacer más placentera la vuelta a Madrid (Laguna del Marquesado, Lagunas de Cañada del Hoyo y otros rincones de ensueño) cayó en saco roto. Saliendo a eso de las doce del mediodía no nos quedó otra opción que subir hasta Molina de Aragón por carreteras secundarias y, desde allí, viajar hasta Alcolea del Pinar y Guadalajara. Esta es la ruta más rápida para llegar a Madrid y, salvo la primera parte, la más aburrida…

IMG_2215

IMG_2219

IMG_2220

IMG_2221

IMG_2229

IMG_2232

IMG_2238

IMG_2245

IMG_2247

IMG_2257

IMG_2269

Un pequeño refrigerio en Torija nos permitió asistir a una concentración motera, cuyos componentes, como antiguos vasallos del Rey, disfrutaban de sus viandas bajo la sombra del imponente Castillo de Torija.

IMG_2281

IMG_2286

IMG_2287

IMG_2288

IMG_2291

Y aquí se acaba este fin de semana, con unos 1100 kilómetros a la espalda y muchas momentos para recordar. La moto se ha portado bien, la cúpula nueva perfecta, las maletas suficientes y la compañía inmejorable… what else?

Preparados para Mallorca…

Share
Creative Commons License
Albarracín, la Sierra de Cuenca y el Parque Natural del Alto Tajo by Moteando is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *