Diario de un motero novato

Perdone, ¿sabe dónde está la gasolinera más cercana?

Perdone, ¿sabe dónde está la gasolinera más cercana?

Hace dos años y medio, allá por el verano de 2011, diversas circunstancias conspiraron para que me decidiera a comprar una moto. Sin duda influyeron mis amigos David, José María y Juan Carlos, que me metieron el gusanillo en el cuerpo, y decisivo fue Nacho, el cual llevándome campo a través con su moto consiguió que me decantara por una BMW 650GS tan maravillosa que le gusta hasta a los caballos. Incluso Ginés, que provocó indirectamente la adquisición de Bravía, mi actual BMW 1200GS, también comparte cierta responsabilidad. Puestos a buscar culpables, no obstante, creo justo reconocer que sobre mí recayó la decisión en exclusiva…

“Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo”, dijo Ortega. Quien me conozca sabrá que mis circunstancias en aquellas fechas eran bastante especiales: necesitaba olvidar, ilusionarme de nuevo, descubrir, explorar, perderme en la inmensidad que me rodeaba para encontrarme a mí mismo. Y la moto fue la herramienta adecuada para terminar de ajustarme.

Como siempre he tenido afición por la escritura no pude resistirme a dejar constancia de mis primeras salidas en moto. No teniendo mejor oportunidad, aproveché un blog que escribía para incluir una serie de entradas con estas rutas primigenias, tan inocentes como apasionadas en su contenido. Que el blog en cuestión tuviera una temática en nada coincidente con el mundo del motor no parece haber sido obstáculo alguno.

Constituyen estas 17 entradas el Diario de un motero novato, y en ellas se aprecia la progresión que he tenido, tanto al planificar rutas como al escribir sobre ellas. Basta con comparar las primeras con las últimas para advertir estos pequeños pero no insignificantes cambios: las últimas entradas son más largas, tienen más y mejores fotografías, una redacción más cuidada. Son, en suma, una pequeña muestra de que este motero/blogero ha dejado de ser novato y puede atreverse con proyectos de mayor envergadura. El hecho de haber participado en la 1ª edición de MOTONÓMADAS 2013 junto a Roc y Miquel Silvestre, por su parte, me sirvió como broche final de esta etapa primeriza, una especie de bautismo de fuego que me coloca ante la decisión de emprender el proyecto MOTEANDO.

He decidido mantener estas entradas, a pesar de su bisoñez, porque considero que pueden ser de utilidad: en ellas están las primeras ilusiones, los primeros miedos, ellas explican de dónde vengo, dónde estoy, y a dónde puedo llegar en el futuro.

1. Desvirgando la moto

2. Calentando motores

3. Ruta por los Pirineos

4. Primer aniversario de la moto y de regalo un viaje a Jerez

5. Dejad los tacos para el campo

6. Cuenca mágica

7. Puertos de la sierra norte de Madrid

8. Clásicos valencianos

9. Ruta abortada por Jerez

10. La Valencia más serrana

11. Albarracín, la sierra de Cuenca y el Parque Natural del Alto Tajo

12. Ávila y la sierra de Gredos (más un chapuzón improvisado)

13. Alicia Sornosa: un ejemplo para tod@s

14. Molinos de Duero y alrededores (más un chapuzón programado)

15. El Hayedo de Tejera Negra

16. Extremadura y la tierra de los conquistadores

17. Motonómadas 2013: una aventura junto a Roc y Miquel Silvestre

desvirgandolamoto calentandomotores rutaporlospirineos jerez idilico cuenca caida paella jerezzz valenciaserrana cuervo gredos alicia molinos hayedo honduras

 

 

 

 

 

 

¡Very good, my friend!

¡Very good, my friend!